Luna de Papel | Paper Moon 1973

Luna de Papel, un título exquisito para una película exquisita, capaz de enamorarte desde el primer fotograma

«Me debes 6000 pesetas de whisky». En cierto modo era inevitable, y la risa fácil, aunque por sorpresa, un hecho. Sí, ahora sé de dónde sacó Santiago Segura la dichosa frasecita que repite una y otra vez Cañita Brava en ese circo del esperpento, en ese freak show que se llama Torrente, y que, tras la primera película, no ha hecho más que ir cuesta abajo, sin frenos, y sin la suerte de espetarse de una vez, porque la saga ya no da más de sí. Y resulta curioso, por no decir absurdo, que inicie la crítica de esta obra magistral del séptimo arte, que se titula Luna de Papel (Paper Moon, 1973), haciendo referencia a una de las mayores trapalladas que estos días pululan por la ya tan denostada taquilla española. El caso es que he visto ambas películas con una separación de 24 horas, y la asociación de ideas, de Cañita Brava reclamando con insistencia sus 6000 pesetas, al igual que la maravillosa y cautivadora muchacha de Luna de Papel, Tatum O'Neal, reclamando sus 200 dólares, puede que sea fruto de una mente enferma como la mía, pero que le vamos a hacer, así soy yo.

Pues bien, hoy vamos a comentar una película de Peter Bogdanovich ambientada en la era pulp, pero que nada tiene que ver con el cine pulp que solemos comentar en esta web (aunque quizás sí), o en nuestra página hermana RelatosPulp.com, pero que merece la pena ver, y además mucho. Luna de Papel es un título tan curioso como fascinante, que por sí no dice nada; puede incluso que hasta sea cursi, pero amigos, vaya obra maestra del cine se oculta tras él. Y eso que, en palabras de Orson Welles, cuando Bogdanovich le pidió opinión sobre el título, éste le dijo: «El título es tan bueno que no deberías hacer la película, sino presentar el título y olvidarte de ella». Por suerte el director rodó la película, la cual está basada en la novela de Joe David Brown que lleva por título Addie Pray.

Peter Bogdanovich, más conocido por títulos como ¿Qué me pasa, doctor? (1972), o La última película (The Last Picture Show, 1971), repite con Luna de Papel el exquisito gusto de la fotografía en blanco y negro, en este caso para retratar una historia de supervivencia en plena Gran Depresión. La trama en sí resulta muy sencilla. Tenemos por un lado a un dandi, un timador de apuesta figura y bigote al uso, un artista de la supervivencia que recorre el país poniendo en práctica sus trucos, todos tan sencillos como extraordinariamente eficaces. Trucos en los que, probablemente, si no los conoces, podrían caer con casi toda seguridad. Un buen día, este timador se hace cargo de una niña, la hija de una de sus amantes; una muchacha lista, espabilada, y que, a pesar de su corta edad, pronto aprende el oficio. Ambos son la pareja perfecta, y ambos emprenden un viaje o road movie, buddy movie, hacia el sueño americano. Las cosas se torcerán, se enderezarán de nuevo, y así una y otra vez. Hay un momento, cuando entra en escena una casquivana dispuesta a lo que sea, también por sobrevivir, que la película pega un bajón importante, pero pronto vuelve a la senda de la fascinación y, solo cuando aparecen los títulos de crédito, es cuando sentimos el verdadero drama, pues se ha terminado; aunque sin excesivo drama, todo hay que decirlo. Un final diferente al de la novela en que se basa.

Una de las curiosidades más importantes de esta película son sin duda la pareja protagonista, interpretados por Ryan O'Neal y Tatum O'Neal, ambos padre e hija en la vida real. Tatum, con solo diez años, y gracias a este papel, se convirtió en la actriz más joven en recibir un premio Oscar, y desde luego bien merecido. Luna de Papel, sin tener la acción de otros títulos con los que comparte filosofía, como Un Mundo Perfecto, o Leon El Profesional, te gustará tanto o más, si estos títulos también te han gustado.

A mucha gente le echa para atrás ver películas en blanco y negro; cometerías un error si te dejas llevar por estos prejuicios y, además, esta no es una película antigua. Fue rodada en el año 1973, en un acertado ejercicio de cine retro. Y no, no somos gafapastas, pero cuando algo es bueno, lo es, como en este caso.

Paper Moon, cine sobre la era pulp, vista desde los años 70, y con el toque mágico de Peter Bogdanovich. ¡No te la pierdas!

Comprar Luna de Papel, 1973

  • No se han encontrado comentarios